Conócenos

El Mundo de la buena CARNE

La historia de la familia Centeno

Tres generaciones dedicadas a seleccionar las mejores carnes para ofrecérselas a nuestros clientes.

En los años 50s el abuelo Miguel, un habilidoso tratante de ganado a quien apodaban “ el Puta “ por su astucia, abrió carnicería en El Puente de Sanabria. Su establecimiento alcanzó fama en toda la comarca y siempre fue conocido por tan singular sobrenombre. Hoy es su nieto Ignacio Centeno, Nacho, quien habiendo aprendido el oficio desde pequeño mantiene la carnicería, aunando la tradición del buen hacer con la ilusión por abrirse a las novedades que trae este s.XXI.

Hay carne y CARNES únicas

Desde 1950 el lema de nuestra familia siempre ha sido la calidad. Desde el campo a la mesa, la carne debe pasar por diferentes fases que la convierten en un auténtico manjar. El abuelo desarrolló durante años este proceso y cuidado artesanal y hoy mantenemos los mismos principios.

Seleccionamos las reses con la edad adecuada y la garantía de que han tenido una vida natural y sana.

Maduramos y volteamos la carne con los tiempos necesarios para alcanzar la terneza adecuada.

Cortamos artesanalmente, a mano, limpiando y garantizando el mejor corte para lograr una pieza selecta, de gran sabor y con todos los nutrientes de una carne totalmente natural. Sin tratamientos ni engordes artificiales.

Por eso, cada pieza que sale de nuestra carnicería ha sido seleccionada y tratada con todo nuestro cariño para ser enviada a nuestro cliente con todas las garantías de conservación y con la seguridad de que es una carne única en terneza, color, sabor y calidad.

Por eso, nuestra oferta es limitada.

El arte necesita tiempo y dedicación y en Ignacio Centeno estamos orgullosos de poder dedicárselo.

Bueyes, vacas y terneras han sido la materia prima que nos ha permitido después de una cuidadosa selección mantener por mas de 60 años una oferta continuada de máxima calidad.