Cuando envasamos al vacío lo único que estamos haciendo es extraer el oxígeno del envase que contiene el producto, así evitamos la oxidación y la carne dura más tiempo sin estropearse. Como no se utiliza ningún conservante, este método simplemente retarda la acción de bacterias y hongos, no la elimina. Se consigue un alargamiento de la vida útil del producto por unos días.

Nosotros os hacemos las siguientes RECOMENDACIONES :

Revisa bien que el envase esté intacto, bien cerrado y sin ningún roto.
Si tienes claro que vas a congelar parte del pedido hazlo según lo recibas, cuanto antes mejor.
Si lo dejas en la nevera, el plazo en el que te aconsejamos que lo consumas es de 10 DÍAS. Esto es válido si tu nevera mantiene una temperatura entre 0 y 4 grados. Revísalo y asegúrate de meter la carne en la parte del frigorífico que más enfría. Los fabricantes lo suelen indicar e incluso marcar una zona o cajón específico.

La excepción es la carne picada, que es mucho más delicada y hay que tener un especial cuidado en su manipulación y conservación. Consúmela o congela lo más pronto posible. Esto incluye a las HAMBURGUESAS, ya que en nuestro caso es carne picada con la forma, no llevan absolutamente nada más.

Chuletas de ternera recién envasadas.

Al no haber oxígeno, se altera el color rojo de la carne, que será menos brillante. Al abrir y exponer la carne al aire se recuperará otra vez pasado un tiempo de unos veinte minutos. Por supuesto no dejar al sol, o cerca de una fuente de calor, más cuidado si estamos en verano…el famoso sentido común.
También es totalmente normal al abrir el paquete poder llegar a percibir un suave olor a ácido láctico. Es señal de buena conservación y desaparece al cabo de pocos minutos.
Son dudas frecuentes que esperamos os sirvan de ayuda. Ahora … ¡ A disfrutar de la buena carne ¡